8.000 personas asistieron al Primer Campeonato de Asado Argentino en Miami.
8.000 personas asistieron al Primer Campeonato de Asado Argentino en Miami.

Con un corte de vacío, un asado de tira ancha, una entraña, una colita de cuadril y varios chorizos, 11 parejas de asadores radicados en Miami, que trabajan en las parrillas más conocidas de la ciudad y sus alrededores, empequeñecieron el barbecue de hamburguesas ante los habitantes del sur de la Florida.

El sábado 17 de noviembre, el Primer Campeonato de Asado Argentino puso al fuego de carbón de quebracho blanco unos 500 kilos de carne para una competencia, que fue también una salida familiar, en Doral Central Park.

El evento es la extensión de la competencia anual que se realiza en Buenos Aires.
El evento es la extensión de la competencia anual que se realiza en Buenos Aires.

Dado que la asistencia que multiplicó por 1o las expectativas de los organizadores —MIArgentina, que realiza actividades como parte del acuerdo de Ciudades Gemelas entre Buenos Aires y Miami—, el consumo estimado fue el doble, con carne asada fuera de concurso pero cortada con respeto por la guía argentina de la vaca.

Sólo detrás de los uruguayos, los argentinos son los mayores consumidores de carne del mundo, con unos 55 kilos estimados por persona cada año, casi el doble de lo que consumen los estadounidenses.

Flavio Domingo acompaña al asador que se llevó el premio, César Daniel Roballo, de Manny’s. “Lo hago con amor. Hace 20 años”, dijo. (Luis Fernández)
Flavio Domingo acompaña al asador que se llevó el premio, César Daniel Roballo, de Manny’s. “Lo hago con amor. Hace 20 años”, dijo. (Luis Fernández)

“¡Primer campeonato de Asado Argentino en Miami!”, animó el locutor argentino, Julio Lagos, desde el escenario, al público que se acomodaba sobre el césped, en sillas de playa o de campamento, con choripanes o carne en pan en distintos puntos, algunas con chimichurri.

Hubo danza y música folklórica, pero las parrillas se llevaron toda la atención.
Hubo danza y música folklórica, pero las parrillas se llevaron toda la atención.
Además de argentinos y uruguyos, colombianos, peruanos, dominicanos y cubanos degustaron carne, vino, cervezas y alfajores.
Además de argentinos y uruguyos, colombianos, peruanos, dominicanos y cubanos degustaron carne, vino, cervezas y alfajores.

Once restaurantes argentinos instalados en los condados de Miami-Dade y Broward participaron por medio de sus expertos asadores: Nahuén (Ángel Graziano y Carlos Mavares), Novecento (Mariela Ramello y Miguel Ferreira), Liberty (Carlos Delfino y Diego Flores), Los Tanitos (Carla Di Lorenzo y Pedro Siciliano), La Rural (Marcelo Drosi y Gabriel Cambaklian), Manny’s (César Daniel Roballo y Flavio Domingo), Los Parrilleros (Emanuel Rete y Pablo Rodríguez), Mariano’s (Yolanda Rodas y Mariano Araya), Angus (Rodrigo Fábrega y Julio Hierro), Don Domingo (Miguel Villarruel y Carlos Rodríguez) y Las Acacias (Andrea Fernández y Marcelo Marcantonio).

El chef correntino Ariel Leguiza, del jurado, en plena evaluación.
El chef correntino Ariel Leguiza, del jurado, en plena evaluación.

El mejor asado del evento, se supo pasadas las 9 de la noche, fue el de Manny’s. El chef César Daniel Robalo recibió como premio dos pasajes ida y vuelta a Buenos Aires que facilitó Aerolíneas Argentinas. “Es una reunión de los argentinos, como en casa”, definió el asado. “Y lo hago con amor, hace 20 años”.

Poco antes del anuncio, a las 8 de la noche, comenzaron los sorteos. Otros dos pasajes a la Argentina —el premio mayor para el público, brindado por Delta— lo ganó una pareja mendocina que vive en Sarasota.

Doral Central Park fue la sede del Primer Campeonato de Asado Argentino.
Doral Central Park fue la sede del Primer Campeonato de Asado Argentino.

Mientras los 11 equipos asadores se esforzaban junto al calor del fuego, más de 8.000 asistentes (según estimó la policía municipal) iban y venían por el parque más grande la ciudad de Doral, de 33 hectáreas. Sus grandes extensiones verdes y lagos interrumpen una zona muy comercial, cerca del Aeropuerto Internacional de Miami y a metros del Trump Doral Golf, el resort más grande del sur de la Florida.

Para la competencia se asaron unos 500 kilos de carne, entre 40 y 50 por equipo.
Para la competencia se asaron unos 500 kilos de carne, entre 40 y 50 por equipo.

El aroma de la carne llegaba hasta la policía en la puerta del parque, donde un enorme amontonamiento de automóviles intentaba avanzar hacia el centro del asunto, donde se divisaban las nubes de humo. Entre juegos para niños y  mesas redondas con manteles blancos y a cuadros, las personas caminaban de una parrilla a otra, como el jurado. Muchos llevaban camisetas argentinas de la selección de fútbol.

Mariela Ramello y Miguel Ferreira, los asadores del equipo Novecento.
Mariela Ramello y Miguel Ferreira, los asadores del equipo Novecento.

Entre el rock nacional elegido por DJs y el comienzo de los espectáculos de danza y música folklórica, Lagos reconoció que entre el público, además de argentinos, había uruguayos (también en gran cantidad), colombianos, peruanos, dominicanos y cubanos: “Esta es una noche argentina por el imperio del sabor de nuestra comida tradicional, pero ser argentino es una otra forma de ser latino. Y esta es una fiesta de la comunidad latina”.

La competencia comenzó a la tarde y se extendió hasta la noche en el Doral.
La competencia comenzó a la tarde y se extendió hasta la noche en el Doral.

En las colas para comprar un bocado recién sacado del fuego, mientras algunos porteños se jactaban de sus conocimientos asadores, dos dominicanas procuraban información privilegiada sobre el mejor punto de la carne y descubrían que no había uno solo, que depende el corte. “Magros, rojos; grasos, well done”, les explicaba uno de ellos. Todos los competidores coincidieron en que la materia prima es lo fundamental: la buena carne y la sal justa son los únicos secretos que estuvieron dispuestos a compartir.

La carne se cortó al estilo argentino: cuadril, tira de asado, vacío, entraña.
La carne se cortó al estilo argentino: cuadril, tira de asado, vacío, entraña.

Cada asador trabajó sobre parrillas provistas por El Gaucho Grill, pero con sus propios utensilios y herramientas. Antes de empezar, cada uno eligió un punto de cocción: si lo cumplió o no fue uno de los elementos que evaluó el jurado, junto con la presentación y el sabor. Ningún vegano se destacó entre los integrantes ilustres y técnicos del equipo de evaluación.

El equipo de Don Domingo.
El equipo de Don Domingo.

El jurado honorario lo integraron cuatro argentinos: Claudia Mariana, vicealcandesa de Doral; José Calo, ex integrante de la Alcaldía de Miami y corresponsal de Radio Martí; Luciano Macagno, gerente a cargo de la Dirección de Delta Airlines para América Latina, y Martín Villar Sánchez, director de Desarrollo Gastronómico de la Ciudad de Buenos Aires.

Norberto Spangaro, desde MIArgentina, encabezó la organización del Primer Campeonato de Asado, cuya conducción estuvo a cargo de Julio Lagos.
Norberto Spangaro, desde MIArgentina, encabezó la organización del Primer Campeonato de Asado, cuya conducción estuvo a cargo de Julio Lagos.

La parte técnica de la evaluación estuvo a cargo de Mario Graziano y Miguel de Marziani (dos veteranos de la gastronomía argentina en Miami con sus restaurantes Graziano’s y Rincón Argentino) y del chef correntino Ariel Leguiza, quien ha llevado la cocina del noreste argentino (con materias primas como surubí, pacú, mandioca, yacaré, mburucuyá, mamón, maní, carpincho) a Buenos Aires y al mundo. El creador de la empresa de catering Los Dos Chefs (junto con su hermano, Fabián Leguiza, también cocinero) ha contado entre sus clientes a Ricardo Arjona, Ricky Martin, Maná y Soledad Pastorutti.

Carla Di Lorenzo y Pedro Siciliano, el equipo de Los Tanitos.
Carla Di Lorenzo y Pedro Siciliano, el equipo de Los Tanitos.

Además de comer (que, sin embargo, pareció la misión principal), el público tuvo la oportunidad de hacerles preguntas a los parrilleros para aprovechar el evento como un encuentro de educación sobre el asado argentino. Algunas personas también realizaron consultas en el stand del Consulado Argentino en Miami, donde se encontraban el cónsul general, Leandro Fernández Suárez, el cónsul general adjunto, Gustavo Fernández Briozzo y el cónsul adjunto a cargo de la sección económico-comercial, Leandro Compagnucci, entre otro personal diplomático.

Leandro Compagnucci (cónsul adjunto, sección económico-comercial), María Grebe, Mariano Di Natale (agregado Consulado Argentino), Leandro Fernández Suárez (cónsul general), Gustavo Fernández Briozzo (cónsul general adjunto).
Leandro Compagnucci (cónsul adjunto, sección económico-comercial), María Grebe, Mariano Di Natale (agregado Consulado Argentino), Leandro Fernández Suárez (cónsul general), Gustavo Fernández Briozzo (cónsul general adjunto).

El Primer Campeonato de Asado Argentino en Miami fue una extensión del que se realiza anualmente en Buenos Aires, donde ha llegado a convocar unas 250.000 personas de público. Se pensó como una actividad tanto para la gran comunidad de argentinos que reside en Miami y sus alrededores como para difundir ante los floridanos la gastronomía de las pampas, que es más sofisticada de lo que aparenta.

Además de carne, el vino argentino y la cerveza tirada tuvieron su lugar en el encuentro.
Además de carne, el vino argentino y la cerveza tirada tuvieron su lugar en el encuentro.

 (Fotos: Luis Fernández)

Doral Central Park, es un parque de 33 hectáreas, el más grande de la ciudad con espacios verdes abiertos y vistas panorámicas al lago.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Materia prima, paciencia y “buena mano”: los secretos de los mejores parrilleros de la Argentina

La ciencia del asado: por qué es tan delicioso y qué sucede con la carne en la parrilla