Brian Risso Patrón, una joya surgida en la cantera de Racing que pasó siete años en prisión, vuelve a jugar al fútbol. Tras cumplir condena por asesinato, firmó contrato con Berazategui.

La carrera del volante se reinicia a los 26 años, luego de vivir siete años en la Unidad Penitenciaria 54 de Florencio Varela. Allí ingresó en 2011, acusado por el el asesinato del joven Samuel Quiles, de 20 años.

Risso Patrón era uno de los mejores proyectos de la cantera de la Academia. Había integrado el seleccionado juvenil Sub 17, en el que fue compañero de Mauro Icardi y Nicolás Tagliafico. En septiembre de 2011, tras un partido de Reserva ante Estudiantes, fue detenido.

Alegó que nunca estuvo en el lugar del hecho. Pero su inocencia fue desacreditada por el testimonio de un primo, quien lo señaló como el autor material del hecho y lo condenó a once años de prisión, una pena inferior a la solicitada por los fiscales (16 años).

En julio de 2018 recuperó la libertad por buena conducta. Se reincorporó a Racing en funciones de utilero en el Predio Tita Mattiussi.

Con el tiempo se animó a volver a las canchas. Estuvo entrenando con el equipo de Reserva que dirige Juan Ramón Fleita.

Considera que le quedan diez años de carrera. Volverá a jugar profesionalmente en la Primera C.

AM

Te puede interesar:

e-planning ad